Theeb ذيب

Este año me ha pillado el toro para hablar de las películas árabes preseleccionadas por sus respectivos países para representarlos en los Oscars 2016, pero me he llevado una grata sorpresa al encontrar entre las cinco nominadas a Mejor Película de Habla No Inglesa a la jordana Theeb (Lobo en árabe). Esto me devuelve la alegría, porque me decepcionó mucho que Túnez no hubiera presentado ninguna, ya que la producción de estos últimos años está siendo bastante buena. Bueno, centrémonos en Jordania. 

Theeb es la tercera producción  de Naji Abu Nowar, director anglo jordano nacido en Oxford. Es una coproducción entre Jordania, Arabia Saudí, Emiratos y Reino Unido. Sus dos primeras obras fueron los cortometrajes Shakoush (Martillo) y La muerte de un boxeador. 

Sinopsis

Theeb vive con su tribu beduina en un rincón olvidado del Imperio Otomano. Después de haber perdido a su padre, queda bajo el cuidado de su hermano Hussein. Sus vidas se interrumpen con la llegada de un oficial del ejército británico y su guía en una misión misteriosa. Incapaz de negar su ayuda al británico por temor a deshonrar la reputación de su difunto padre, Hussein se compromete a acompañarles a su destino, un pozo de agua en la antigua ruta de peregrinación a La Meca.

Con miedo por perder a su hermano, Theeb persigue a Hussein y se embarca en un peligroso viaje a través del desierto de Arabia que, desde el estallido de la I Guerra Mundial, se ha convertido en coto de caza de mercenarios otomanos, revolucionarios árabes y asaltantes beduinos.

Es una historia de transformación y crecimiento, del paso de la niñez y la inocencia a la vida adulta obligada por circunstancias extremas. Es también una ventana a la riqueza de una tradición y cultura distintas. 

theeb_

Sobre el rodaje de la película

La acción se sitúa a principios del siglo XX, presumiblemente durante la I Guerra Mundial, aunque la intención del director fue no especificar una fecha exacta por dos razones: una porque los beduinos no cuentan el tiempo a la manera occidental ni dan importancia a las fechas; y la segunda es porque la historia que se cuenta está vivida desde el punto de vista de un niño que desconoce calendarios y contextos políticos o sociales. Para él, lo que sucede en su entorno cercano es la única forma de vida que concibe, es su lugar seguro y feliz. Los hábitos y costumbres de su tribu son los que dan la vuelta al reloj de sus días y sus horas.

Para la realización de Theeb, Naji buscó retratar de forma realista la forma de vida y cotidianeidad de los beduinos, por lo que se fue a vivir con la última tribu de nómadas que vivía bajo esas condiciones. Estuvo entre ellos un año de los cuatro que le llevó terminar la película, debido al bajo presupuesto y la dificultad de su realización. Asimismo decidió que los actores debían ser los mismos beduinos, para que el largometraje fuera lo más natural posible, a pesar de que en su vida habían visto una cámara ni sabían qué era una película.

Jacir Eid (Theeb) en su primera aparición en cuadro denotó tal expresividad a pesar de su timidez que el director se convenció de la ternura, profundidad y fuerza que daría en pantalla y no probó a nadie más.

En un principio habían planeado incluir mujeres en la película, pero querían contar con actores no profesionales y no encontraron mujeres en la comunidad beduina dispuestas a participar. Pensaron contratar actrices profesionales pero no conocían el dialecto beduino, por lo que el film perdía mucha autenticidad. Jack Fox es el único actor profesional.

Lugares de filmación

Se filmó en tres zonas: el campamento de Theeb en Wadi Araba, cerca de la frontera militar israelí; el camino de la peregrinación en Wadi Rum; y la fortaleza otomana en Daba’a, a 70 kms al sur de Amman.

El equipo vivía en una zona del desierto preparada para turistas y tardaba casi una hora en llegar a su destino. Aunque consiguieron agua corriente y un generador, no así una antena de móvil.

Las dificultades fueron sobre todo la arena y el calor de Wadi Araba, con más de 40º. Y las crecidas, tormentas y lluvia de Wadi Rum. Abu Nowar dice: “nos quedábamos atrapados en la arena muchas veces y los beduinos tenían que venir a rescatarnos”.

theeb1

Fotografía e iluminación

La fotografía de Wolfgang Thaler es bellísima y saca provecho de los tonos cálidos y el extenso paisaje del desierto. La iluminación natural es muy intensa ya que el mismo escenario funciona como un enorme reflector de luz. Sin embargo, las noches oscuras apenas cuentan con el brillo de la luna y la iluminación de una fogata.

¿Qué ha pasado tras Theeb?

Tras terminar el rodaje de Theeb los actores han vuelto a su vida normal en Shakriyeh, una localidad beduina en medio de las formaciones rocosas de Wadi Rum. Jacir Eid al-Hwietat tiene ahora 15 años, estudia 10º grado y ha cambiado sus planes de ser policía por ser actor.

Hussein Salameh al-Sweilhiyeen ha regresado a su trabajo de criar camellos y trabajar como guía. También ha aparecido en un documental de la TV alemana sobre Wadi Rum y en un anuncio para la promoción del turismo en Jordania.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *