#YIHAD. Cómo el Estado Islámico ha conquistado Internet y los medios de comunicación. Por Andrés Ortiz Moyano

Vuelvo, y esta vez espero que sea por muchas semanas consecutivas, para reseñar un libro que he leído para mi tesis. Se trata de #YIHAD. Cómo el Estado Islámico ha conquistado Internet y los medios de comunicación, del periodista sevillano Andrés Ortiz Moyano.

En poco menos de 150 páginas divididas en cuatro capítulos, un prólogo y un epílogo, Andrés tiene como objetivo darnos a conocer el aspecto mediático del Daesh. En la introducción comenta que este reportaje “no es un tratado geopolítico que se centre en los orígenes del Estado Islámico” sino intentar desgranar cuál es el modus operandi propagandístico de esta organización que se centra en la “propaganda del terror”.

Para realizar este reportaje ha contado con la ayuda de profesionales de otras disciplinas, con testimonios y entrevistas exclusivas. Además incluye imágenes reales de rehenes del Daesh y algunas captadas de la Deep Web.

En el primer capítulo habla del desarrollo e historia del Daesh, sus objetivos, sus fuentes de financiación y también de su aspecto militar, social y religioso.  Se dan las claves para entender el funcionamiento del Daesh y también algunos hechos en los que podemos ver que el objetivo religioso queda relegado a un segundo lugar (por ejemplo cuando explica las fuentes de financiación).

En el segundo capítulo habla de la maquinaria mediática de Daesh y de cómo los medios occidentales se hacen eco de sus actividades, de la gran calidad de sus productos audiovisuales y de algunos de sus hits musicales “Llora, América” o “Oh, Estado Islámico, has iluminado la tierra” entre otros. Por último nos deja esta reflexión: ¿Nos acostumbraremos a esta barbarie?

Portada #YIHAD

En el tercer capítulo habla de la ciberyihad y cómo Facebook, Twitter o Anonymous se encargan de cerrar o atacar cuentas vinculadas a este grupo terrorista. Inicia un análisis en profundidad de cómo Daesh y sus simpatizantes operan en Twitter; conocemos la existencia de la revista propagandística Dabiq, publicada en inglés porque los jóvenes de su organización no hablan árabe; y también cómo utilizan la gamificación para adoctrinar.

Y por último, en el cuarto capítulo habla de su experiencia buscando información sobre Daesh en la Deep Web. Desmonta algunos mitos sobre ella y dice que también hay perfiles que velan por el buen uso dentro de la web, que denuncian, rastrean y cierran no sólo las páginas vinculadas con el terrorismo sino también con la pornografía infantil, por ejemplo.

Como el autor explica al inicio del libro “es una información efímera” pero muy interesante para conocer cómo funciona mediáticamente el Daesh y qué cambios se han producido en su propaganda.

A favor: tiene un lenguaje sencillo y notas a pie de página que explican conceptos o añaden enlaces para seguir profundizando en la materia.

A mejorar: los nombres escritos en árabe (yo no sé qué problemas tienen las editoriales con esto) y algunas transcripciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *